BOTIQUÍN AROMÁTICO DE INVIERNO

13 diciembre, 2019

0 comentarios

La aromaterapia científica es eficaz para tratar el insomnio, para acelerar la curación de heridas y quemaduras, aliviar el dolor de garganta y la inflamación de las encías, o librarse de los piojos. Pero en este artículo os hablaremos del botiquín aromático de invierno, para aliviar y prevenir las dolencias típicas de la estación y más si hay embarazadas y niños en casa.

 

LOS 6 ACEITES ESENCIALES DE INVIERNO: Botiquín aromático de invierno.

  1. LAVANDA (Lavandula angustifolia)

La sumidad florida es la parte destilada y de donde se extraen los principios activos esenciales (alcoholes y ésteres terpénicos).

Las propiedades terapéuticas de la lavanda son: potente antiespasmódico, calmante, sedante y relajante del SNC. También un potente regenerador cutáneo y presenta acción antimicrobiana y antiséptica. 

Es un aceite esencial APTO PARA TODOS y ahora en invierno nos interesa por su acción antiséptica. Lo utilizaremos en difusión para mantener un ambiente óptimo. Además, es muy recomendable añadir unas gotitas de este aceite en el agua del baño del bebé. Quedará muy relajado y dormirá como un angelito.

  1. MANDARINA (Citrus reticulata)

Aunque no es propiamente del invierno, nos sirve por las fechas a las que nos acercamos (Navidad y reuniones familiares) para crear un ambiente relajado.

La cáscara es la parte destilada y de ahí se extraen los terpenos y responsables de su acción terapéutica.

Entre sus propiedades destacamos la de ser un tónico digestivo y un poco laxante pero sobretodo, un buen calmante y relajante. 

Al igual que la lavanda, la mandarina también es APTO PARA TODOS y es excelente en difusión atmosférica para crear un ambiente relajado. En caso de los bebés, nuestra recomendación es que lo utilicéis con un suave masaje en la planta de los pies añadiendo un par de gotitas de mandarina al aceite vegetal de almendras dulces. Ya veréis lo tranquilo que se queda y lo a gusto que duerme.

  1. RAVINTSARA (Cinnamomum camphora QT cineol)

Procedente de Madagascar, esta joya sí que es un imprescindible del botiquín de invierno para prevenir gripes y resfriados de cualquier casa. Potente inmunoestimulante y antiviral y con menor acción anticatarral y expectorante es APTO PARA TODOS los públicos.

La vía tópica es la más efectiva y recomendamos aplicar 2 gotas de este aceite esencial en la cara interna de las muñecas e inhalar profundamente. Repetir 2 veces al día durante el período invernal. Las embarazadas también podrán utilizarlo a partir del 3er mes de gestación y niños con una gota será suficiente.

  1. EUCALIPTO RADIATA (Eucalyptus radiata ssp radiata)

Y este aceite es el que va de la mano del AE de Ravintsara. La parte destilada es la hoja y tiene una acción terapéutica complementaria al anterior. Predomina la acción expectorante y anticatarral.

Ahora en invierno lo utilizaremos en gripes y afecciones de vías respiratorias agudas y crónicas, sobre todo cuando haya mucosidad . Es un magnífico expectorante, fluidificante de mucosidad, antiséptico y energetizante (nos vendrá muy bien cuando estemos cansados y con pérdida de energía por los resfriados). APTO PARA TODOS.

Vía tópica: bastará con 3 o 4 gotas de AE puro mezclado en aceite vegetal de almendras dulces, jojoba, caléndula… y masajear sobre tórax. Muy útil en tos productiva. Además es ideal para descongestionar los senos prenasales. Añade un par de gotas a un bol con agua hirviendo y haz inhalaciones profundas. En período de epidemia viral, la difusión atmosférica del Eucalipto radiata con un difusor ultrasónico establecerá una barrera preventiva eficiente a cualquier contagio.

Este aceite está particularmente recomendado para niños por su perfecta tolerancia, su inocuidad notable y su facilidad de empleo. Otro de los imprescindibles del invierno.

  1. ÁRBOL DEL TÉ (Melaleuca alternifolia)

Es de los aceites top ten en los botiquines aromáticos. La parte destilada es la hoja y de donde se extraen los principios activos esenciales (alcoholes terpénicos, terpenos y sesquiterpenos) que le confieren una toxicidad prácticamente nula.

Su principal propiedad terapéutica es la de ser un antiinfeccioso cuyo espectro de acción abarca bacterias, virus, hongos y parásitos. Ahora en invierno será nuestro aliado para combatir cualquier infección (amigdalitis, faringitis, verrugas, etc…)

La vía cutánea será la de elección. En faringitis y amigdalitis utilizaremos 2 o 3 gotas de AE puro o combinado sobre aceite vegetal. Se aplica en la zona externa cada 15 minutos en cuanto se detecte el dolor. Ir espaciando las aplicaciones según vayan remitiendo los síntomas.

Un truco: utilízalo también para desinfección de manos. 1 o 2 gotas de AE directamente sobre la palma de las manos o sobre una base de gel hidroalcohólico y friccionar. APTO PARA TODOS.

  1. MANDRAVASAROTRA (Cinnamosma fragrans)

Por último, citamos este aceite esencial por ser el preferido para los bebés. Imprescindible en el botiquín aromático de invierno, sobre todo si hay lactantes. 

Presenta una acción muy parecida al de Ravintsara y Eucalipto radiata, entre otros. Tiene una acción terapéutica predominantemente antiviral, estimulante del sistema inmunitario y expectorante. Se utiliza, por tanto, para tratar gripes y resfriados vía tópica.

Añade dos gotas de AE en un poco de AV de almendras dulces y aplícalo en el tórax y/o parte alta de la espalda del bebé hasta 3 veces al día. Verás como tu hijo respira mejor y expulsa mucosidad. En personas adultas aumenta la cantidad a 6 – 8 gotas de aceite esencial.

APTO PARA TODOS respetando la vía tópica.

 

 

 

Isabel Guill

Farmacéutica

Comentarios

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar y seguir navegando entendemos que acepta el uso de cookies y aceptación de nuestra política de privacidad. Encontrarás más opciones en nuestro centro de privacidad.